¿Qué es?
La piómetra es un proceso bastante frecuente en la clínica veterinaria y se define como la acumulación de pus dentro del útero. Esta pus puede verse expulsada por la vulva en la mayoría de los casos (Piómetra abierta) o acumularse en el útero sin ser observada (Piómetra cerrada), en éste caso la situación aún es más grave pues el útero puede llegar a perforarse con más facilidad.

Causas
Está relacionado con alteraciones hormonales e infección bacteriana, apareciendo normalmente durante los primeros 60-90 días tras el celo. La progesterona aumenta, disminuye las contracciones uterinas y esto da lugar a cambios en el útero, favoreciendo además el crecimiento bacteriano.

Síntomas
-Secreciones vaginales sanguinolentas o purulentas, si la piómetra en abierta.
-Poliuria/Polidipsia. Bebe y orina más de lo normal.
-Fiebre e inapetencia.
-Vómitos y diarreas.
-Distensión abdominal.
-Anemia.
-En casos avanzados: Septicemia, peritonitis y afectación de órganos como insuficiencia renal o hepática.

Diagnóstico
El diagnóstico se basa en la anamnesis y exploración física del paciente. Las analíticas sanguíneas son de gran utilidad para valorar signos de infección y anomalías en órganos. La citología vaginal mostrará gran cantidad de neutrófilos. Además, se puede confirmar con ecografía.

Tratamiento
El tratamiento de elección en piómetra es la cirugía aunque puede intentarse el tratamiento médico tras una cuidadosa valoración del paciente.
-Ovariohisterectomía. Extirpación quirúrgica de útero y ovarios es la solución más segura y eficaz, junto con la administración de una terapia de soporte con fluidoterapia, antibioterapia, analgésicos y antiinflamatorios.

LA MEJOR PREVENCIÓN
Y como siempre decimos… más vale prevenir que curar.
La ovariohisterectomía temprana (Castración) es la mejor prevención.
La castración programada es la mejor solución a este problema. Cuando se goza de buen estado de salud las posibilidades de éxito al entrar en quirófano aumentan y posibilidades de fracaso disminuyen muy considerablemente.