Las orugas pueden desprenderse con facilidad de sus pelos urticantes, lo que implica un riesgo importante de urticaria por contacto directo y, muy ocasionalmente, también vía aérea a través de corrientes de viento.
La intoxicación ocurre en perros principalmente, en gatos es más raro debido a su carácter menos impulsivo.
Síntomas inmediatos:
       *Nerviosismo
       *Se toca la boca con las patas
       *Babeo excesivo
Síntomas a los pocos minutos:
       *Inflamación de la lengua
       *Estomatitis
       *Imposibilidad de cerrar la boca
       *Vómitos (si ha sido ingerida)
Síntomas al cabo de 1hora:
       *Cianosis en la lengua por dificultad de retorno venoso
       *La lesión local suele evolucionar hacia necrosis con pérdida posterior del tejido.

Si no recibe tratamiento:
  • Dificultad para respirar
  • Fiebre
  • Convulsiones
  • Muerte
Tratamiento:
El tratamiento médico es urgente e indispensable.
El propietario, mientras acude al veterinario, puede lavar la zona afectada con agua templada para inactivar las toxinas.
NUNCA se debe frotar la zona, pues ésto podría hacer que los pelos urticantes penetren aún más en el tejido.